martes, 27 de marzo de 2012

Multiplicación de GPs: Alcanzando un Mundo Perdido a través de los Grupos Pequeños



Tantos ministerios de grupo pequeños hoy en América del Norte promueven el cuidado personal con respecto a la evangelización. La evangelización es una idea tardía, en el mejor de los casos. Un autor para los grupos pequeños da un consejo diciendo cómo decirle a alguien que no asista al grupo. [1] Escribiendo sobre uno de los tipos más populares de los grupos pequeños en la escena norteamericana, Michael Mack dice: ". . las personas no son invitadas ni se les da la bienvenida – ya sea que el grupo quería que fuese cerrado al principio o no. No hay ningún sistema organizado para la multiplicación de estos grupos." [2]
Esta manera de pensar sería inconcebible en las iglesias de los grupos pequeños más prominentes alrededor del mundo. La evangelización en estas iglesias es el corazón del ministerio eficaz de los grupos pequeños. El crecimiento de la iglesia proporciona el marco para una rápida multiplicación. La evangelización que conduce a la multiplicación de las células es el combustible para el resto de la iglesia.
De mi cuestionario de la encuesta de más de 700 líderes de grupos pequeños en ocho de las iglesias de grupos pequeños más prominentes en el mundo hoy día, descubrí que más de 60 por ciento había multiplicado su grupo por lo menos una vez, y que tomaba aproximadamente nueve meses para hacerlo. En todas estas iglesias, el líder del grupo pequeño conocía inmediatamente su misión – la reproducción de la célula.
Estas estadísticas y mis observaciones personales me llevan a la conclusión que la evangelización, que resulta en la proliferación de los grupos pequeños, es la característica más clara y que más distingue a las iglesias de los grupos pequeños al nivel mundial. Por supuesto, el compañerismo del grupo siempre está presente, pero es un derivado en lugar de ser la meta principal. [3] Los grupos de células estáticas y que no crecen son simplemente inaceptables.
El ministerio de los pequeños grupos enfrenta constantemente un dilema: cómo mantener la intimidad dentro del grupo pequeño mientras cumple el mandamiento de Cristo de evangelizar. La multiplicación celular es la única manera comprobada de permanecer pequeño mientras continúa evangelizando fielmente.
Juan Wesley practicó este principio y puso el fundamento para la explosión de la iglesia celular moderna. Para fines del siglo XVIII, Wesley había desarrollado más de 10,000 grupos de las células (llamadas clases). [4] Cientos de miles de personas participaron en su sistema de los grupos pequeños. [5]
Wesley no estaba convencido que alguien había tomado una decisión para Cristo hasta que esa persona se involucrara en un grupo pequeño. Las clases sirvieron como una herramienta para la evangelización (la mayoría de las conversiones ocurrían en este contexto) y como un agente para el discipulado.. [6] George G. Hunter III escribe: "Para Wesley, la evangelización… ocurría principalmente en las reuniones de las clases y en los corazones de las personas en las horas que seguían después de las reuniones de las clases. [7]
Como el precursor del movimiento celular moderno, Wesley promovió la evangelización que llevaba a una rápida multiplicación. Hunter comenta: "Él fue llevado a multiplicar las 'clases’ porque éstos servían mejor como grupos reclutadores, como puertos de entrada para las personas nuevas, y para involucrar a las personas despertadas con el evangelio y poder." [8] Wesley predicaría y después invitaría a las personas a unirse a una clase. Al parecer, estas clases multiplicaban principalmente como un resultado de establecer otras nuevas, muy parecido al énfasis en el establecimiento de las células hoy día. [9]
Si Wesley fue el precursor del movimiento de los grupos pequeños, David Yonggi Cho introdujo la nueva era. Cho es el pastor fundador de la Iglesia del Pleno Evangelio Yoido en Seúl, Corea, la iglesia más grande en el mundo.
Esta iglesia ha crecido a 25,000 células, y los siete cultos del domingo atrae aproximadamente a 153,000 adoradores todas las semanas (si usted cuenta las diez iglesias satélites, este número crece hasta 250,000). Cho acredita el crecimiento de su iglesia al sistema de los grupos celulares. [10] Él encomienda a cada célula que evangelice, con la meta de multiplicar.
Desde que Cho comenzó su ministerio celular a principios de 1970, muchos otros pastores han seguido su dirección. la Iglesia del Pleno Evangelio Yoido tiene influido en todas las iglesias celulares en el mundo hoy día, directamente o indirectamente. Por ejemplo, la visita en 1993 de Larry Stockstill a la Iglesia del Pleno Evangelio Yoido ayudó a catapultar el Centro de Oración Mundial Betania (Baker, Louisiana, USA), de una iglesia respetable de veinticinco grupos de "compañerismo" que crecían hacia adentro a una iglesia dinámica de 800 grupos celulares multiplicadores. ¡Y en sólo 6 años! El Centro de Oración Mundial Betania, con más de 8,000 adoradores de los domingos y un presupuesto anual de la misión de dos millones de dólares, destruye el mito de que las “iglesias celulares simplemente no funcionan en América."
Mi investigación entre los líderes de los grupos pequeños reveló que la "unción" para evangelizar eficazmente y multiplicar un grupo pequeño no descansa sobre unos pocos escogidos. El introvertido, el inculto, y los que están en los más bajos estratos sociales tenían tanto éxito como sus colegas. Tampoco un don particular del Espíritu (como la evangelización) distinguía a los que podían multiplicar sus grupos de los que no podían. Los líderes celulares exitosos no dependen solamente de sus propios dones. Ellos confían en el Espíritu Santo cuando dirigen a toda la célula para alcanzar a la familia, amigos, y conocidos.
Los líderes celulares exitosos que multiplicaron su grupo pasaron más tiempo buscando el rostro de Dios, dependiendo en Él para la dirección de su grupo celular. Ellos se preparaban primero y sólo después, preparaban la lección. Ellos oraban diligentemente por sus miembros, y también por los contactos no cristianos.
Pero los líderes celulares exitosos no se detenían en la oración. Ellos bajaban de la cima de la montaña para interactuar con personas reales, llenas de problemas y dolor. Ellos pastoreaban a sus miembros celulares, visitándolos regularmente. Ellos se negaron a permitir que los obstáculos - que todos los líderes celulares tienen que enfrentar - los superen. Fijaron sus ojos en una meta – alcanzar un mundo perdido para Jesús a través de la multiplicación celular.
Aquí está mi consejo para cualquiera que está dirigiendo un grupo pequeño o considerando dicha responsabilidad: Primero, tenga una claridad meridiana acerca de cuál es su meta - la multiplicación de la célula. Las iglesias celulares exitosas alrededor del mundo se concentran en el crecimiento. Ellos no vacilan en este punto. Segundo, usted debe hacer que el desarrollo de los líderes sea su prioridad principal. Los líderes de grupos pequeños exitosos ven a cada miembro como un líder potencial, y el código genético de la multiplicación celular se implanta en cada creyente desde el vamos.
El clamor de adhesión de todos los grupos pequeños debe ser: "NACIDO PARA MULTIPLICAR." La evangelización que conduce a una rápida multiplicación y finalmente el crecimiento de la iglesia debe propulsar su ministerio de los grupos pequeños hacia adelante. Con este enfoque claramente a la vista, su ministerio de los grupos pequeños experimentará el crecimiento explosivo y más eficazmente ganará un mundo perdido para Jesucristo.

Referencias bibliográficas:
[1] Dan Williams, Siete Mitos sobre los Grupos Pequeños (Downers Grove, IL,: InterVarsity Press, 1991), pp. 42-56.

[2] Michael C. Mack, “The Synergy Church” (La Iglesia de Sinergia ( Grand Rapids, MI,: Baker Book House), p.53. El modelo de los grupos pequeños que Mack describe en esta página es el Modelo del Pacto cuyo portavoz principal es Roberta Hestenes.

[3] Larry Kreider está de acuerdo: "El enfoque primario de cada grupo celular en las casas debe ser la evangelización y el discipulado, en lugar del compañerismo. . . " en House to House (Houston, TX,: Touch Publicaciones, 1995), pág. 83.

[4] Howard A. Snyder, El Wesley Radical y los Modelos para la Renovación de la Iglesia (Downers Grove, IL,: InterVarsity Press, 1980), pág. 63.

[5] William Brown, "Creciendo la Iglesia A Través de los Grupos Pequeños en el Contexto Australiano.” Disertación de D.Min. Seminario Teológico Fuller, 1992, pág. 39.

[6] Doyle L. Young, Nueva Vida para Su Iglesia. (Grand Rapids, MI,: Baker Book House, 1989), pág. 113.

[7] George G. Hunter III, Para Extender el Poder,: El Crecimiento de la iglesia en el Espíritu Wesleyano (Nashville, TN,: Abingdon Press, 1987), pág. 58.

[8]Hunter, pág. 56.

[9] William Walter Dean, en su disertación sobre el sistema de clases de Wesley, escribe: “La división de la célula era mucho menos común de lo que se podría haber esperado. La formación de nuevas clases era por lejos el acercamiento más frecuente al crecimiento." William Walter Dean, “Compañerismo Disciplinado: El Surgimiento y Declive de los Grupos Celulares en el Metodismo británico.”(La universidad de Iowa, Ph.D. la disertación, 1985), 266.

[10] Peggy Kannaday, editor del Crecimiento de la Iglesia y el Sistema Celular en los Hogares (Seúl, Corea: Crecimiento de la Iglesia Internacional, 1995) detalla el énfasis de Cho en la evangelización celular (p.41).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...