miércoles, 4 de noviembre de 2009

GRUPOS PEQUEÑOS: PORQUÉ Y PARA QUÉ

Algunas cuestiones
¿Porqué tanto afán de parte de la Asociación por hacer que las iglesias funcionen en Grupos Pequeños?- me dijo un joven universitario de una iglesia importante del distrito.
¿Para qué nos reunimos en Grupos Pequeños si en la iglesia podemos atender mejor a un invitado, pues allí hay música, un buen sermón, etc.?- me dijo una directora del Ministerio de la Mujer.
¿Porqué insistir en el plan de los Grupos Pequeños si lo único que se logra es organizarlos, para que después dejen de funcionar?- me dijo un director de Escuela Sabática.
¿Se organizan los Grupos Pequeños solo para los desfiles y eventos importantes relacionados con Grupos Pequeños?- me dijo un anciano de mucha experiencia.
¿No cree que debe ser realista pastor y entender que los Grupos Pequeños funcionan en las zonas rurales y no en una ciudad de clase A?­- me dijo un director de Ministerio Personal.
¿No cree que el asunto de los Grupos Pequeños debe ser opcional y no darle tantas vueltas al asunto?­- me dijo un director de Mayordomía.
Las preguntas anteriores son una realidad en la mayoría de iglesias adventistas. Sucede en Lima, Tacna y Tumbes, en Cuzco, Trujillo, Pucallpa, Huancayo, Pucallpa, Tarapoto, Cajamarca, Tocache, en otras asociaciones, uniones, etc. ¿Quién no ha escuchado ese tipo de preguntas? ¿O talvez Ud. mismo la ha hecho?
No pretendo responder estas preguntas en esta sección, en realidad no necesitaré responderlas, pues a medida se desarrolle este escrito ellas serán resueltas. No obstante, me centraré en qué es lo que dice Dios en su palabra frente al plan para su pueblo.

¡Vayamos al principio, al bereshith…!

El primer Grupo Pequeño de la historia: En huerto de Edén
En el primer libro del Pentateuco tal como indica su título: Génesis, también se data el génesis, el principio o el origen de los Grupos Pequeños.
Elías Brasil de Souza, considera que Dios, quien nos creó a su imagen y semejanza (cf. Gn. 1:26) nos creó de tal manera que necesitáramos de Él y de otros. Pues Dios (que en hebreo es elohim) significa literalmente dioses, refiriéndose a Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.
Así, el primer Grupo Pequeño lo conformaron Adán, Eva y Dios.[1]

¿Por qué un Grupo Pequeño?
Simple como parezca, por ser el plan de Dios. En su divina sabiduría, en la majestuosidad de su conocimiento anticipado, Él creo a la humanidad.
Dios sin problemas pudo crear un mundo habitado, con miles o millones de humanos, pero no lo hizo, Él sólo creó a Adán y Eva, nuestros primeros padres.
Así, la primera pareja constituiría el génesis para la población de este mundo nuevo. Al respecto, la Biblia dice: “Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla…” (Gn. 1:28).
Entonces, ¿Cómo inició plan Dios para la humanidad, para su pueblo? Con una pareja. Con un Grupo Pequeño. Es por ello que sin problema alguno, me atrevo a decir que, el primer Grupo Pequeño de la historia la conformó Adán y Eva.
Finalmente, ante la cuestión: ¿Por qué un Grupo Pequeño en Edén? La respuesta simple es: Porque constituía el plan de Dios para la formación de su pueblo.

¿Para qué un Grupo Pequeño?
Para adorar a Dios. Para que su pueblo multiplicado le rinda adoración y loor por siempre. Los creó porque quería un pueblo que lo adorase (aunque Ud. no lo crea Dios, nos creó para adorarlo, ese fue el plan original). El pueblo que vendría de Adán y Eva, sería un pueblo muy diferente al que hoy vemos, ese pueblo sería un pueblo de adoración y entrega exclusivamente a Dios (cf. Ex. 25:8). Dios tenía los planes más hermosos para ellos. Ellos podrían vivir en comunión con Él por la eternidad, pero a causa del pecado, no pudo ser.
Entonces, ante la cuestión: ¿Para qué un Grupo Pequeño? Para que de inicio a un pueblo que adore a Dios. Por ello la Biblia utiliza la palabra “multiplicarse” (del verbo hebreo rabah) que implica “aumentar hasta llenar”, es decir crecer en número a lo sumo. El Grupo Pequeño debía crecer para que toda su descendencia adore a Dios.

Conclusión
Dios creó al hombre o la humanidad para que éste le adore exclusivamente. Así, antes las presuntas:
- ¿Por qué un Grupo Pequeño?
Porque es el plan de Dios, es el plan de Dios. Dios lo había dispuesto así. Y donde Dios dice, yo… obedezco.
- ¿Para qué un Grupo Pequeño¿
Para adorar a Dios. Esa es la razón de la creación de cada ser humano. Adorar a Dios (cf. Ap. 14:7).
Cuando enseñaba esto en una Escuela de Pastores de Grupos Pequeños[2] un hermano me dijo: “pastor, creo que en el Edén no pudo haber un Grupo Pequeño, pues solo eran dos”. Le invité a leer Mateo 18:20 y juntos analizamos este asunto, recordando las palabras de Jesús: “Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Algunos creen que un Grupo Pequeños necesita, todavía de ocho a 12 personas para que sea un Grupo Pequeño, y la Biblia me dice que no. Una pareja misionera, tranquilamente puede hacer un Grupo Pequeño. Es bíblico, ¿o no?


[1]Elías Brasil de Souza, “Fundamentos bíblicos e teológicos do ministério de pequenos grupos”, Pequenos grupos, grandes soluçônes, ed. Milton Torres (Guarulhos, Brasil: SALT, 2007), 16.
[2]Es conocido como ELIGRUP (Escuela de Líderes de Grupos Pequeños). Más adelante explicaremos mejor este asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...